¡Atención! ¡Nos están invadiending!

Sales Manager, Project Manager, e-commerce, branding, running, brainstorming,  low cost, hashtag, networking, Black Friday, online, smartphone, password, etc. ¡La lista es interminable! Es increíble la cantidad de palabras que tomamos prestadas del inglés y las usamos porque nos parece que “suenan mejor” o son más modernas (cool), porque no conocemos su equivalente, o bien para ser un modelo en la sociedad (influencers). El problema es que a veces empleamos estos términos sin ni siquiera saber qué significan exactamente.

No tiene nada de malo el uso de anglicismos, pero cuando se abusa de estos términos llega un momento en el que no sabés ni lo que estás diciendo, ni lo que te están contando. Por este motivo, la Real Academia Española (RAE) publicó algunos anuncios en los que demuestra lo que la publicidad realiza en sus spots:

El primero se llama Swine y el lema es: New fragance, new woman. Las personas que lo han pedido se llevaron una sorpresa. El perfume es maloliente, y es que swine significa ni más ni menos que “cerdo”. Incluso se advierte en el anuncio: “Suena muy bien, pero huele muy mal”.

El segundo anuncio es de unas gafas con blind effect, que suena muy bien, pero que significa “efecto ciego”. Los que han comprado las gafas han visto que los lentes son totalmente negros y no se puede ver nada. ¡Otra sorpresa que da el lenguaje!

Más allá de estos anuncios, cabe destacar que la Real Academia Española no se opone al uso de palabras prestadas del inglés ni de otros idiomas. En su página dedicada a los extranjerismos, reconoce que “todos los idiomas se han enriquecido a lo largo de su historia con aportaciones léxicas procedentes de lenguas diversas”. Es así que la RAE distingue dos categorías:

  • Extranjerismos superfluos o innecesarios. Son aquellos términos para los que existen equivalentes en español perfectamente válidos y utilizados. Por ejemplo, en lugar de back-up, lo apropiado es usar «copia de seguridad».
  • Extranjerismos necesarios o muy extendidos. Son aquellos para los que no existen términos equivalentes en español o prácticamente no se utilizan. Por ejemplo, usamos software porque no hay otra palabra equivalente en español.

Además, la RAE incorpora constantemente nuevas palabras procedentes del inglés. Teniendo en cuenta sus anuncios, queremos destacar la importancia que tienen en la actualidad las publicidades, los medios de comunicación y, más aún, las personas que en ellos trabajan. Es importante que estas personas estén preparadas y no abusen de las palabras tomadas directamente del inglés sin preocuparse de buscar su equivalente o, en caso de que no exista, las inventen.

Por todo esto, llegamos a la conclusión de que es clave utilizar el vocabulario correcto en el momento de dar un mensaje para que este sea claro y llegue adonde y a quienes tiene que llegar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *

FacebookLinkedInInstagram