CONSEJOS PARA TRABAJAR DESDE CASA

En este momento de pandemia e incertidumbre, muchos arriesgan su vida y la de su familia porque no tienen opción y deben salir a trabajar para que los demás podamos estar tranquilos en casa. Por eso, para honrarlos y facilitar su labor, lo mejor que podemos hacer es quedarnos adentro y aprovechar que tenemos la posibilidad de seguir trabajando desde la comodidad de nuestros hogares.

Todos los que trabajamos de forma remota debemos determinar cuándo trabajar, dónde trabajar y cómo crear límites entre el trabajo y la vida personal, pero si tu profesión no te permite seguir desde casa, puedes aprovechar para capacitarte y hacer cursos en línea o estrechar el vínculo con tus colegas.

Ya sea que trabajes con una computadora o fabriques productos, hay algunos consejos que pueden ayudarte a organizar tus días y a ser más productivo:

  1. Mantener un horario y crear una rutina: establece un horario y cúmplelo. Aunque una de las grandes ventajas del trabajo remoto es la flexibilidad de horarios, tener pautas claras sobre cuándo quieres trabajar y cuándo terminar ayuda a muchos trabajadores a mantener el equilibrio entre la vida laboral y personal.
  2. Crear un espacio exclusivo para trabajar: si el espacio lo permite, lo ideal es apartar una habitación que se utilice solo para trabajar (una “oficina”). De este modo, al final del día cierras la puerta y te olvidas de las responsabilidades laborales hasta el inicio de la siguiente jornada laboral. Si esto no es posible, intenta mantener el orden del lugar de trabajo, minimizar las distracciones y aprovechar tu escritorio solo para tener objetos que te sean útiles y complementen tu trabajo (una taza de café también cuenta como objeto útil).
  3. Establecer reglas con las personas que viven contigo: una de las dificultades del trabajo remoto es organizarte con tu familia, incluso tu mascota, para que puedas trabajar tranquilo y concentrarte. Intenta que entiendan que estás produciendo y que no puedes ocuparte de limpiar, ordenar u otras actividades cotidianas durante el horario laboral solo por el hecho de que estás en tu casa.
  4. Tomarse recreos: es fundamental descansar cada tanto para despejar la mente y no perder la productividad a medida que avanza el día. Sal al patio o al balcón, mira 15 minutos tu programa favorito, lee un capítulo de un libro, cocina.
  5. Socializar con colegas: pídeles ayuda siempre que la necesites y, cuando tengan tiempo, hablen de su vida diaria para distraerse o simplemente para conocerse más.

Piensa qué puede beneficiarte según tu trabajo y aplícalo. Lo más importante en este momento es que hagamos todo lo posible para no salir y protegernos entre todos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *

FacebookLinkedInInstagram